29 de abril de 2014

Amapolas!!!

Que bonita es la Primavera!!! 

Todo lleno de alegría y color, las cosas se ven de forma diferente y apetece hacer actividades nuevas y rodearse de objetos bonitos... pues bien con este espíritu tan constructivo, hoy os proponemos una preciosa manualidad muy sencilla de realizar, con la que podemos hacer, por ejemplo, un fantástico regalo para el día de la madre.

Se trata de un pequeño ramo de Amapolas realizadas con moldes de papel para cupcakes.



Para realizar estas flores tan delicadas, vamos a utilizar materiales muy fáciles de conseguir y unos lápices de colores muy especiales, se llaman AQUACOULEUR y pertenecen a la gama BicKids, de la conocida marca francesa, BIC. Son unos colores acuarelables que nos van a permitir trabajar, cada una de las flores, como si fuera una pequeña obra de arte.

A parte de los colores vamos a necesitar:

  • Moldes de Cupcakes de papel blanco, en dos medidas.
  • Escobillas de pipa en color verde y borlas pequeñas para manualidades. 
  • Pegamento en barra.
  • Pincel de tamaño medio y punta fina.
  • Tijeras de punta redonda.



Pues bien manos a la obra!!!

1. El primer paso que tenemos que realizar es dibujar nuestra amapola en el molde de cupcake, utilizando la cara exterior del papel, que normalmente está un poquito menos encerada. Para que la forma de la flor nos quede equilibrada, empezamos dibujando la corona verde central, buscando el centro del papel y seguidamente la corona negra a modo de pétalos, guiándonos por los ejes vertical y horizontal. Por último los pétalos.

Podemos utilizar varios colores, dentro de la misma gama, para darle más textura a los pétalos, por ejemplo, rojo y naranja y rojo y rosa, alternativamente en cada uno de los pétalos.

2. Seguidamente, utilizando el pincel, empezaremos a convertir los colores en acuarela, controlando bien la cantidad de agua (¡¡menos es mas!!). Pintaremos del centro hacia afuera, procurando limpiar bien el pincel de un color al otro para no mezclarlos!!!

Repetiremos estos dos pasos en un segundo molde, pero esta vez solo colorearemos la corona exterior con rojo y naranja.

Dejamos secar.



3. Una vez seco, recortamos la flor dándole forma redondeada a los pétalos. En el segundo molde, que utilizaremos de base, aplicamos un poco de pegamento en barra en el centro y pegamos la flor bien centrada.

4. Por último montaremos la flor en la escobilla de pipa que hará las veces de tallo. Como este material nos permite muchas posibilidades de moldeado, las aprovecharemos para hacer diferentes tallos, hojas, etc.  

Damos la vuelta a los moldes y realizamos un pequeño "pellizco" en la parte central, doblando el papel en forma de embudo; podemos ayudarnos la parte posterior del pincel utilizándola como base para doblar el papel. Hacemos un pequeño ojal en el extremo de la escobilla por donde pasar el "pellizco" de papel y aplicamos un poquito de pegamento.

5. Para que el remate quede más bonito y se sujete mejor, pegamos una borla que cubra el "pellizco". Por último cuando este seco el pegamento, le damos forma a la flor abriéndola y separando las dos capas de papel y dándole volumen a los pétalos.

Con esta sencilla técnica podemos hacer un precioso y primaveral ramillete para mamá!!

Seguid disfrutando de la Primavera!!!! 




Publicar un comentario